Familias esperan a los héroes de Indio Maíz con ansias y gran orgullo

Carlos Fernando Álvarez
Saturday 14 de April 2018
Familias esperan a los héroes de Indio Maíz con ansias y gran orgullo

Los miembros del Ejército de Nicaragua han recibido grandes reconocimientos de parte de los nicaragüenses y en especial de sus familias, quienes los esperan con ansias y gran orgullo en sus hogares.

Por lo general son las madres, humildes en su mayoría, que tuvieron en sus casas la bendición de hijos con gran sentido responsabilidad con la Patria.

En su casa de suelo de tierra, doña Rosa María Taleno, habla sobre el compromiso moral que tanto su hijo, el soldado Julio César Mercado Taleno, como ella siente con la madre tierra.

“Me siento orgullosa de él y al mismo tiempo pensado, porque usted sabe que uno sale a la vuelta y no… ”, expresa con entusiasmo, pero sin fuerzas como para completar la frase.

La señora, que trabaja como conserje en la escuela primaria de su comunidad San Ignacio, en La Concha, Masaya, relató que estaba alegre "porque sé que iba a apoyar en eso que anda haciendo él. De ahí ese lado soy yo y conozco todo eso ahí y da pesar que esté eso quemándose. Yo me siento orgullosa de él y de todos los que andaban".

En la casa de Karla Yescenia Zepeda, hay gran alegría, aunque mucho silencio. Esperan la llegada de Richard Eliezer Berrios Zepeda, para liberar la emoción a través de abrazos y besos.

El joven de 23 años, recién cumplidos en enero, forma parte de las filas del Ejército desde que llegó a su mayoría de edad a los 18.

“Es un orgullo para mí porque él está ayudando al país por parte del Ejército y como madre, me siento muy orgullosa de él”, asegura.

Con sus ojos brillantes observa a las cámaras de los medios de comunicación y dice estar agradecida con Dios porque ha conocido la noticia de que todo se encuentra bajo control en la reserva de biósfera.

En su hogar todos han seguido de cerca la noticia y han recibido de primera mano la vivencia en el lugar a través de su hijo, que le cuenta la manera en la que se trasladaban, pasando entre la maleza, rodeados de cocodrilos y serpientes.

“Ayer que estaban las noticias, donde pasó, donde ellos se iban en barro hasta la rodilla y los aviones, cómo le caía el agua encima para que ellos pudieran ir avanzando en la lucha para apagar el fuego. Es una victoria, porque ellos expusieron su vida para poder apagar ese fuego y para que nuestro país sea mejor cada día”, comenta.

En la emergencia de la Reserva Indio Maíz participaron más de 1,500 efectivos militares, quienes desarrollaron diversas rondas apagafuego durante jornadas extenuantes que demandaron gran esfuerzo físico, para que las llamas no avanzaran.

Mientras tanto, con el apoyo de medios aéreos de México y El Salvador, Honduras y la asistencia de especialistas de los Estados Unidos, se pudo declarar el área libre de fuego la tarde este viernes.

soldados

soldados

soldados

soldados

soldados